domingo, 3 de agosto de 2008

Ritmo cerebral de nivel alfa. Antecedentes

Pero, ¿Qué es el nivel alfa?

Desde hace mucho tiempo, probablemente desde principios del siglo pasado, o antes, en algunos entornos científicos se sabía que el cerebro funciona con electricidad y con las mediciones de esta electricidad generada por el cerebro, a través de gráficas con el electroencefalógrafo (EEG), se descubrió que había diferentes frecuencias o número de ondas por segundos (herzios para los entendidos) en los diferentes ritmos en que trabaja nuestro cerebro.

A saber, no se ha inventado el agua tibia ni el hilo negro, nuestro cerebro, y probablemente también el de los animales, ha trabajado así durante miles de años. Lo que si se inventó fue la clasificación de la actividad natural del cerebro en cuatro niveles según la frecuencia de su actividad eléctrica:

Nivel beta: Caracterizada por una actividad eléctrica con frecuencias que varían entre los 30 y los 14 Hz, se corresponde, básicamente, al estado de vigilia, de alerta, de razonamiento, cuando uno está despierto, consciente de sí mismo. En el nivel beta es donde ha transcurrido casi toda mi vida que recuerdo.

Nivel alfa: El cerebro baja un poco la frecuencia de su actividad eléctrica quedando entre 14 y 8 Hz., cuando uno está a punto de dormirse, cuando ya se le cierran los ojos, si está sentado da cabezadas, se está a punto de perder la consciencia. O al revés, cuando estamos a punto de despertar por la mañana, es ese punto indefinido en que uno ni está dormido, pero no acaba de despertar.
Se da también en vigilia. Cuando uno lee un libro y está muy concentrado, lo más probable es que esté en nivel alfa. Es cuando uno aprende más mientras estudia, se produce un estado de relajación o vigilia tranquila.

Nivel theta: Seguimos bajando, la frecuencia de la actividad eléctrica cerebral está entre 8 y 4 Hz, ahora sí, podemos decir que estamos definitivamente dormidos, nuestra consciencia está ida, no nos damos cuenta de nada, nuestro cuerpo está abandonado a la inconsciencia, nuestro sueño es profundo.

Nivel delta: Hemos tocado fondo, ya no podemos bajar más, nuestro cerebro mantiene una actividad de 4 Hz y menores de frecuencias eléctricas. Se produce en las fases más profundas del sueño, nos puede atropellar un tren y no nos damos cuenta.

Conociendo estos antecedentes, varios investigadores han desarrollado técnicas para lograr acceder a nivel alfa con plena consciencia, de tal manera que, aprovechando la disposición del cuerpo de aceptar sugerencias de la mente, podamos sacar provecho práctico de ello.

En mi siguiente entrega daré a conocer uno de los mejores métodos para lograrlo y algunas sugerencias para llegar a dominarlo en corto tiempo.

Saludos

Valram

Si quieres recibir más artículos como este, Suscríbete a mi blog por e-mail, es gratis!

No hay comentarios:

¡Síguelo por correo electrónico!